06/10/2019

NOVENA JORNADA DE LOS MUNDIALES DE DOHA

NOVENA JORNADA DE LOS MUNDIALES DE DOHAEl estadounidense Joe Kovacs se proclamó, por un solo centímetro, campeón mundial de bala con un lanzamiento de 22.91 metros que lo ubica tercero en la lista mundial de todos los tiempos, en la final de mayor nivel de la historia. Un solo centímetro separó a los tres medallistas. Kovacs inclinó de su lado el concurso con su último tiro, y Ryan Crouser, campeón olímpico, completó el doblete estadounidense con 22.90 en el concurso de los forzudos, dejando tercero, con la misma marca que él, al campeón del mundo anterior, el neozelandés Tomas Walsh. Con ocho lanzadores (seis de ellos presentes en la final) por encima de los 22 metros este año, encabezados por el campeón olímpico Ryan Crouser (22.74), la pugna por el podio de bala prometía grandes marcas y el concurso no decepcionó. Sobre el papel, superar la raya de los 22 metros no garantizaba ni tan siquiera una medalla. Y sucedió exactamente así. Un tiro de 22.53 no le alcanzó al brasileño Darlan Romaní para subir al podio, terminó cuarto. Crouser, primero en intervenir en la final, batió en su primer tiro el récord de los campeonatos con 22.36. Walsh, que cerraba el turno, le dio una réplica feroz: 22.90. Walsh, que también ha sido dos veces campeón mundial en pista cubierta, suele no fallar en los campeonatos, pero los dos estadounidenses se le metieron por delante.
Venció en los 10 mil metros con un dominio aplastante y lo volvió a hacer en los 1500 con la sexta mejor marca de todos los tiempos y nuevo récord de los campeonatos (3:51.95), quedando a poco más de un segundo de la plusmarca mundial de Genzebe Dibaba (3:50.07). La holandesa, de origen etíope, Sifan Hassan hizo posible un doblete de oro que nunca antes se había conseguido y se posiciona como una de las grandes estrellas de este Mundial de Doha. La medalla de plata fue para la kenyana Faith Kipyegon con 3:54.22 y el bronce para la etíope Gudaf Tsegay con 3:54.22. La carrera fue la más rápida de la historia con hasta siete atletas que lograron romper su marca personal y cuatro de ellas batieron los récords nacionales y, además, las nueve primeras lograron romper la barrera de los cuatro minutos. Hassan lideró la prueba de principio a fin. Tomó la cabeza de la carrera y no la soltó hasta el final.
Hellen Obiri encabezó el doblete kenyano, por delante de Margaret Kipkemboi, en la final de 5 mil metros, en la que venció con la mejor marca en la historia de los campeonatos (14:26.72), pese a haber hecho todo el gasto en cabeza. La alemana Konstanze Klosterhalfen aguantó con las dos kenyanas pero cedió en la última curva y terminó tercera con 14:28.43, por detrás de Kipkemboi, que hizo marca personal con 14:27.49. Obiri, defensora del título y subcampeona olímpica, llegó a Doha con la mejor marca mundial del año con 14:20.36, pero había puesto de manifiesto cierta debilidad al quedar cuarta en la final de la Diamond League. La británica Eilish McColgan puso ritmo a las primeras vueltas, aunque fue Obiri la que pasó primera el primer mil en 2:56.90. Media docena de atletas -tres kenyanas, dos etíopes y una alemana- llegaron en cabeza para discutir las medallas en los dos últimos kilómetros, siempre al ritmo que marcaba Obiri, pero esta no cedió. Cuando sus rivales le exigieron fue aumentando la velocidad de sus pasos para ganar con casi un segundo de ventaja.
Era la clara favorita para llevarse el oro en la final de triple y esta vez, a diferencia de lo que ocurrió hace un mes en la Diamond League, no falló. Yulimar Rojas ganó su segundo título mundial y lo hizo a lo grande con un salto de 15.37 metros, la cuarta mejor marca de todos los tiempos. La medalla de plata fue para la jamaiquina Shanieka Ricketts con 14.92 y el bronce para la doble campeona mundial y campeona olímpica Caterine Ibargüen con 14.73. Yulimar marcó el territorio desde el primer intento y con un salto de 14.87 tomó el liderazgo que ya no soltó. Únicamente la jamaicana Ricketts logró mejorar esa marca pero al tercer intento, cuando el oro impuesto por la venezolana ya estaba en los 15.37 metros. Con este triunfo, Yulimar se sitúa con dos oros en lo más alto de la lista de las más laureadas en esta prueba, compartiendo posición con Caterine Ibargüen, Yargelis Savigne y Tatyana Lebedeva. Además, ostenta la segunda mejor marca de todos los tiempos (15.41) y tiene entre ceja y ceja romper la plusmarca de la ucraniana Inessa Kravets con 15.50 metros.
En la penúltima jornada de los Mundiales y en los relevos cortos se vieron los triunfos de Jamaica (mujeres) y Estados Unidos (varones). Con una alineación formada por Natalliah Whyte, Shelly-Ann Fraser-Pryce -campeona individual- Jonielle Smith y Sherika Jackson, Jamaica dominó la posta femenina con un tiempo de 41.44, por delante de Gran Bretaña (41.85) y de Estados Unidos (42.10).
En varones, un impresionante cuarteto estadounidense formado por Christian Coleman -campeón individual de 100-, Justin Gatlin, Michael Rodgers y Noah Lyles -campeón de 200- se impuso con 37.10. Coleman, en la primera posta, ya puso primero a los norteamericanos que no la perdieron, rematando el trabajo en la recta de meta el campeón del dobre héctometro Lyles. Gran Bretaña se hizo con la plata en 37.36, nuevo récord de Europa, y Japón fue tercero con nuevo récord asiático (37.43). En el cuarto lugar se clasificó Brasil con 37.72, nuevo récord sudamericano absoluto.
NOVENA JORNADA DE LOS MUNDIALES DE DOHA
Por Edgardo Fontana (Revista Atletismo Argentino)
Esta noticia fue leída: 270 veces






ROSARIOLINKS - Directorio y buscador de Rosario