21/02/2011

El adiós a la más grande: Noemí Simonetto

Fue la más grande atleta argentina de todos los tiempos. Y, también, una de las más notables deportistas surgidas en nuestro país. Este 20 de febrero de 2011, acaba de fallecer Noemí Simonetto, la subcampeona del salto en largo en los Juegos Olímpicos de Londres, en 1948. Y el dolor cubre a todo el ambiente atlético y deportivo. Sobre todo, a quienes la conocieron de cerca, con su dedicación y humildad, practicando atletismo -por diversión de muy mayor- y acompañando a las delegaciones deportivas de nuestro país. Como integrante del Comité Olímpico Argentino, fue delegada femenina en numerosas oportunidades para las máximas citas: Juegos Olímpicos o Panamericanos. Y allí narraba sus anécdotas y experiencias a las nuevas embajadoras del país.
Noemí llegó al atletismo en 1939, cuando apenas tenía trece años (había nacido el 1° de febrero de 1926 en Buenos Aires). La "descubrió" el profesor Camaño, en los entrenamientos de River, el club que Noemí frecuentaba (luego pasaría a Independiente).
De inmediato la incorporó para el salto en alto, una de las disciplinas en las que descolló al igual que la velocidad pura -corrió 12.2 los 100 metros- los 80 metros vallas y el salto en largo, que le daría la gloria olímpica.
Fue la máxima exponente de nuestro país en los Sudamericanos de su época, acumulando en aquellas pruebas 17 medallas (11 doradas) entre 1941 y 1947.
Siempre recordó su viaje a los Juegos de Londres, en ese barco que los transportó durante veinte días. Una delegación atlética que retornaría con el oro olímpico de Delfo Cabrera o los cuartos puestos de Alberto Triulzi en vallas y Enrique Kistenmacher en decathlon, entre otras hazañas. Noemí compitió en 100 y vallas, además del salto en largo. Aquí encabezaba la prueba con 5.60, hasta que la húngara Gyarmati, con nueve centímetros más, le arrebató el oro.
Era la segunda vez en el historial olímpico que una mujer argentina llegaba al podio. La anterior, doce años antes, había sido la nadadora Jeanette Campbell en Berlín. Y pasarían cuarenta años hasta que la gran Gabriela Sabatini -subcampeona de tenis en Seúl- se uniera a ese distinguido "club" (que ya en tiempos recientes ha incorporado a las Leonas, más tenistas, la yudoca Pareto, la nadadora Bardach...).
Su mejor registro en la especialidad fue de 5.76. Y en salto en alto, también mejoró varias veces la marca nacional y sudamericana, logrando 1.60 en 1946 (que permaneció durante veintidos años como el tope argentino).
Casada con su entrenador Ramón Portela, Noemí se retiró de las competiciones poco antes de la década del ཮. Disfrutó con su familia, pero también siguió disfrutando con el atletismo, acompañando y aconsejando. Hasta que también, y pese a algunas dolencias físicas, intervino en pruebas de veteranos. Un lujo.
La encuesta entre los 50 expertos de nuestro deporte en el 2000, la consagró como "la atleta del siglo".
Y ahora es el tiempo de la definitiva despedida. Pero quedarán sus hazañas, el recuerdo de momentos memorables y de tanta entrega por los colores nacionales.
La CADA, acompaña a sus familiares desde estas paginas con el más profundo dolor y admiración.
(Fuente CADA)


Esta noticia fue leída: 2178 veces






ROSARIOLINKS - Directorio y buscador de Rosario